Cuando por una alteración de nuestro cuerpo se acumula una cantidad excesiva de sangre en las venas, esta sangre suele abrirse camino hacia donde se pueda acumular sin problemas, por ejemplo al tejido celular subcutáneo (debajo de la piel) o en las cavidades del organismo. Este cúmulo anormal de líquido es a lo que se le denomina edema.

Tipos de edemas

Existen diferentes tipos de edema y éstos se clasifican atendiendo a diferentes criterios. Entre ellos se encuentra la clasificación según la extensión, en la que pueden ser localizados (se producen en una parte específica del cuerpo) o generalizados (también conocidos como sistémicos porque ocurre la hinchazón difusa de todos los tejidos y órganos del cuerpo).

La clasificación según la localización los organiza atendiendo al segmento corporal afectado: ascitis, hidrotórax, hidrocefalia, linfedema, edema pulmonar, edema macular, edema periorbital, edemas cutáneos, etc.

 Causas que provocan los edemas

Entre las principales causas que provocan la aparición de los edemas se encuentran:

La insuficiencia cardiaca. Es una enfermedad en la que el corazón tiene problemas para bombear de manera adecuada la sangre, lo que puede conducir a la formación de edemas en los tobillos y las piernas, que son las zonas más afectadas por la gravedad.

Los problemas circulatorios también contribuyen a la formación de edemas en tobillos y piernas, ya que las venas de las extremidades inferiores pueden no lograr evacuar completamente la sangre.

Una hipertensión arterial no controlada es muy peligrosa, y también puede terminar afectando las paredes de los vasos sanguíneos, el corazón y el riñón, creándose edemas en estos lugares.

Las enfermedades que afectan el riñón también pueden originar edemas localizados o generalizados.

La cirrosis hepática es una enfermedad del hígado que generalmente provoca la aparición de edemas, en especial el edema abdominal conocido como ascitis.

Algunos medicamentos pueden ser responsables de originar edemas de diversos tipos y gravedad. Entre ellos se encuentran los anticonceptivos hormonales que contienen altas cantidades de estrógenos.

El embarazo es una causa común de aparición de edemas en los miembros inferiores, que son más frecuentes en el tercer trimestre.

Tratamiento para eliminar edemas y como prevenir su aparición

Para prevenir la aparición de edemas, en especial las personas que tengan cierta predisposición a desarrollarlos, se pueden seguir estos consejos.

- Reducir el consumo de sal en las comidas y evitar los alimentos que la contienen en mayor proporción como embutidos, quesos, conservas, ahumados, pan, sopas, pastillas de caldo, alcohol, etc.

- Evitar usar la ropa demasiado ajustada, sobre todo en las piernas. Las medias elásticas de compresión ayudan a estimular la circulación en las piernas.

- Practicar ejercicio físico o algún deporte de manera habitual, sobre todo los que contribuyen a fortalecer la musculatura de las piernas como la natación, ciclismo, footing, tenis, etc.

- Al final del día cuando se ha permanecido demasiado tiempo de pie, elevar las piernas para facilitar el retorno venoso.